us.toflyintheworld.com
Nuevas recetas

Ford se asocia con José Cuervo para fabricar piezas de automóvil de Agave

Ford se asocia con José Cuervo para fabricar piezas de automóvil de Agave


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Primeras tablas de surf y ahora repuestos para automóviles: José Cuervo se ha asociado con Ford Motor Company para desarrollar una nueva forma de utilizar las fibras de agave remanentes de la tequila-proceso de fabricación.

Las empresas están explorando formas de utilizar la planta de agave "para desarrollar bioplásticos más sostenibles para emplear en los vehículos Ford", según un liberación. Están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, incluidos arneses de cableado, unidades HVAC y contenedores de almacenamiento.

Si tiene éxito, el compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo, reduciendo así el consumo de energía y mejorando el ahorro de combustible, además de aliviar el uso de productos petroquímicos.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El uso de materiales sostenibles no es nada nuevo para Ford. Actualmente, la empresa utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos: espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Las plantas de agave se cultivan durante siete a 10 años y, una vez cosechadas, el corazón de la planta se tuesta, se muele y los jugos se extraen para su destilación. Una parte de las fibras de agave restantes se utiliza como abono en las fincas de Jose Cuervo.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Consulte nuestra guía para infundir tequila.


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de base biológica en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras, como algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades de HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. "Como líder en el espacio de la sostenibilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de productos petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada".

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechada, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el último ejemplo del enfoque innovador de Ford hacia la gestión medioambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de base biológica en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras, como algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades de HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el último ejemplo del enfoque innovador de Ford hacia la gestión medioambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo ®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de origen biológico en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades de HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el último ejemplo del enfoque innovador de Ford hacia la gestión medioambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo ®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy en día, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de base biológica en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades de HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el último ejemplo del enfoque innovador de Ford hacia la gestión medioambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de origen biológico en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechada, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el último ejemplo del enfoque innovador de Ford hacia la gestión medioambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy en día, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de base biológica en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades de HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechado, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el ejemplo más reciente del enfoque innovador de Ford hacia la administración ambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos, que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de origen biológico en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. El éxito en el desarrollo de un compuesto sostenible podría reducir el peso del vehículo y el consumo de energía, al tiempo que se reduce el uso de productos petroquímicos y el impacto de la producción de vehículos en el medio ambiente.

"En Ford, nuestro objetivo es reducir nuestro impacto en el medio ambiente", dijo Debbie Mielewski, líder técnico senior de Ford, departamento de investigación de sostenibilidad. “Como líder en el espacio de la sustentabilidad, estamos desarrollando nuevas tecnologías para emplear de manera eficiente materiales y fibras desechados, al tiempo que potencialmente reducimos el uso de petroquímicos y aligeramos nuestros vehículos para lograr la economía de combustible deseada”.

El ciclo de crecimiento de la planta de agave es un proceso mínimo de siete años. Una vez cosechada, se tuesta el corazón de la planta, antes de moler y extraer sus jugos para su destilación. José Cuervo usa una porción de las fibras de agave restantes como abono para sus granjas, y los artesanos locales hacen artesanías y papel de agave con los restos.

Ahora, como parte del plan de sostenibilidad más amplio de José Cuervo, el fabricante de tequila está uniendo fuerzas con el fabricante de automóviles para desarrollar una nueva forma de utilizar sus fibras remanentes.

“Jose Cuervo se enorgullece de trabajar con Ford para desarrollar aún más nuestro plan de sostenibilidad del agave”, dijo Sonia Espinola, directora de patrimonio de la Fundación Cuervo y maestra tequilera. “Como el tequila número uno en ventas del mundo, nunca podríamos haber imaginado que los cientos de plantas de agave que estábamos cultivando como una pequeña empresa familiar eventualmente se multiplicarían a millones. Esta colaboración une a dos grandes empresas para desarrollar materiales innovadores y respetuosos con el medio ambiente ".

Al igual que Ford Motor Company, José Cuervo es de propiedad y operación familiar. Fundada en 1795, ha estado elaborando tequila durante más de 220 años con la misma experiencia, artesanía y recetas que se han transmitido de generación en generación.

La colaboración con José Cuervo es el ejemplo más reciente del enfoque innovador de Ford hacia la administración ambiental y de productos mediante el uso de biomateriales. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy, el fabricante de automóviles utiliza ocho materiales de base sostenible en sus vehículos que incluyen espuma de soja, aceite de ricino, paja de trigo, fibra de kenaf, celulosa, madera, fibra de coco y cáscaras de arroz.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, anualmente se producen 5 mil millones de toneladas métricas de residuos de biomasa agrícola. Un subproducto de la agricultura, el suministro de materiales es abundante y, a menudo, infrautilizado. Sin embargo, los materiales pueden tener un costo relativamente bajo y pueden ayudar a los fabricantes a compensar el uso de fibras de vidrio y talco para obtener productos más sostenibles y livianos.

“Hay alrededor de 400 libras de plástico en un automóvil típico”, dijo Mielewksi. “Nuestro trabajo es encontrar el lugar adecuado para un compuesto verde como este para ayudar a nuestro impacto en el planeta. Es un trabajo del que estoy realmente orgulloso y que podría tener un gran impacto en numerosas industrias ".


Por: Gustavo Gutiérrez

Ford Motor Company anunció que está trabajando con Jose Cuervo®, el tequila número uno en ventas del mundo, para desarrollar un material liviano y sustentable para usar en su línea de vehículos. La colaboración amplía la cartera de materiales ecológicos del fabricante de automóviles para incluir el agave. Ford comenzó a investigar el uso de materiales sostenibles en sus vehículos en 2000. Hoy en día, el fabricante de automóviles utiliza varios materiales de base biológica en sus vehículos y está probando muchos más para aplicaciones futuras que incluyen algas, cáscara de tomate y dióxido de carbono.

El trabajo ayuda a mejorar el impacto ambiental de Ford al reducir el uso de petroquímicos y las emisiones de carbono, al mismo tiempo que aligera los vehículos para reducir el uso de combustibles fósiles.

Ford y José Cuervo están probando el bioplástico para su uso en componentes interiores y exteriores de vehículos, como arneses de cableado, unidades HVAC y contenedores de almacenamiento. Las evaluaciones iniciales sugieren que el material es muy prometedor debido a su durabilidad y cualidades estéticas. Success in developing a sustainable composite could reduce vehicle weight and lower energy consumption, while paring the use of petrochemicals and the impact of vehicle production on the environment.

“At Ford, we aim to reduce our impact on the environment,” said Debbie Mielewski, Ford senior technical leader, sustainability research department. “As a leader in the sustainability space, we are developing new technologies to efficiently employ discarded materials and fibers, while potentially reducing the use of petrochemicals and light-weighting our vehicles for desired fuel economy.”

The growth cycle of the agave plant is a minimum seven-year process. Once harvested, the heart of the plant is roasted, before grinding and extracting its juices for distillation. Jose Cuervo uses a portion of the remaining agave fibers as compost for its farms, and local artisans make crafts and agave paper from the remnants.

Now, as part of Jose Cuervo’s broader sustainability plan, the tequila maker is joining forces with the automaker to develop a new way to use its remnant fibers.

“Jose Cuervo is proud to be working with Ford to further develop our agave sustainability plan,” said Sonia Espinola, director of heritage for Cuervo Foundation and master tequilera. “As the world’s No. 1-selling tequila, we could never have imagined the hundreds of agave plants we were cultivating as a small family business would eventually multiply to millions. This collaboration brings two great companies together to develop innovative, earth-conscious materials.”

Like Ford Motor Company, Jose Cuervo is family-owned and operated. Founded in 1795, it has been making tequila for more than 220 years with the same experience, craftsmanship and recipes that have been handed down generation through generation.

The collaboration with Jose Cuervo is the latest example of Ford’s innovative approach to product and environmental stewardship through the use of biomaterials. Ford began researching the use of sustainable materials in its vehicles in 2000. Today, the automaker uses eight sustainable-based materials in its vehicles including soy foam, castor oil, wheat straw, kenaf fiber, cellulose, wood, coconut fiber and rice hulls.

According to the United Nations Environment Programme, 5 billion metric tons of agricultural biomass waste is produced annually. A byproduct of agriculture, the supply of materials is abundant and often underutilized. Yet the materials can be relatively low cost, and can help manufacturers to offset the use of glass fibers and talc for more sustainable, lightweight products.

“There are about 400 pounds of plastic on a typical car,” said Mielewksi. “Our job is to find the right place for a green composite like this to help our impact on the planet. It is work that I’m really proud of, and it could have broad impact across numerous industries.”


Por: Gustavo Gutierrez

Ford Motor Company announced it is working with Jose Cuervo ® , the world’s No. 1-selling tequila, to develop a sustainable, lightweight material for use in its vehicle lineup. The collaboration expands the automaker’s portfolio of earth-conscious materials to include agave. Ford began researching the use of sustainable materials in its vehicles in 2000. Today, the automaker uses several bio-based materials in its vehicles, and is testing many more for future applications including algae, tomato peel and carbon dioxide.

The work helps improve Ford’s environmental impact by reducing the use of petrochemicals and reducing carbon emissions while also light-weighting vehicles to reduce fossil fuel use.

Ford and Jose Cuervo are testing the bioplastic for use in vehicle interior and exterior components such as wiring harnesses, HVAC units and storage bins. Initial assessments suggest the material holds great promise due to its durability and aesthetic qualities. Success in developing a sustainable composite could reduce vehicle weight and lower energy consumption, while paring the use of petrochemicals and the impact of vehicle production on the environment.

“At Ford, we aim to reduce our impact on the environment,” said Debbie Mielewski, Ford senior technical leader, sustainability research department. “As a leader in the sustainability space, we are developing new technologies to efficiently employ discarded materials and fibers, while potentially reducing the use of petrochemicals and light-weighting our vehicles for desired fuel economy.”

The growth cycle of the agave plant is a minimum seven-year process. Once harvested, the heart of the plant is roasted, before grinding and extracting its juices for distillation. Jose Cuervo uses a portion of the remaining agave fibers as compost for its farms, and local artisans make crafts and agave paper from the remnants.

Now, as part of Jose Cuervo’s broader sustainability plan, the tequila maker is joining forces with the automaker to develop a new way to use its remnant fibers.

“Jose Cuervo is proud to be working with Ford to further develop our agave sustainability plan,” said Sonia Espinola, director of heritage for Cuervo Foundation and master tequilera. “As the world’s No. 1-selling tequila, we could never have imagined the hundreds of agave plants we were cultivating as a small family business would eventually multiply to millions. This collaboration brings two great companies together to develop innovative, earth-conscious materials.”

Like Ford Motor Company, Jose Cuervo is family-owned and operated. Founded in 1795, it has been making tequila for more than 220 years with the same experience, craftsmanship and recipes that have been handed down generation through generation.

The collaboration with Jose Cuervo is the latest example of Ford’s innovative approach to product and environmental stewardship through the use of biomaterials. Ford began researching the use of sustainable materials in its vehicles in 2000. Today, the automaker uses eight sustainable-based materials in its vehicles including soy foam, castor oil, wheat straw, kenaf fiber, cellulose, wood, coconut fiber and rice hulls.

According to the United Nations Environment Programme, 5 billion metric tons of agricultural biomass waste is produced annually. A byproduct of agriculture, the supply of materials is abundant and often underutilized. Yet the materials can be relatively low cost, and can help manufacturers to offset the use of glass fibers and talc for more sustainable, lightweight products.

“There are about 400 pounds of plastic on a typical car,” said Mielewksi. “Our job is to find the right place for a green composite like this to help our impact on the planet. It is work that I’m really proud of, and it could have broad impact across numerous industries.”


Por: Gustavo Gutierrez

Ford Motor Company announced it is working with Jose Cuervo ® , the world’s No. 1-selling tequila, to develop a sustainable, lightweight material for use in its vehicle lineup. The collaboration expands the automaker’s portfolio of earth-conscious materials to include agave. Ford began researching the use of sustainable materials in its vehicles in 2000. Today, the automaker uses several bio-based materials in its vehicles, and is testing many more for future applications including algae, tomato peel and carbon dioxide.

The work helps improve Ford’s environmental impact by reducing the use of petrochemicals and reducing carbon emissions while also light-weighting vehicles to reduce fossil fuel use.

Ford and Jose Cuervo are testing the bioplastic for use in vehicle interior and exterior components such as wiring harnesses, HVAC units and storage bins. Initial assessments suggest the material holds great promise due to its durability and aesthetic qualities. Success in developing a sustainable composite could reduce vehicle weight and lower energy consumption, while paring the use of petrochemicals and the impact of vehicle production on the environment.

“At Ford, we aim to reduce our impact on the environment,” said Debbie Mielewski, Ford senior technical leader, sustainability research department. “As a leader in the sustainability space, we are developing new technologies to efficiently employ discarded materials and fibers, while potentially reducing the use of petrochemicals and light-weighting our vehicles for desired fuel economy.”

The growth cycle of the agave plant is a minimum seven-year process. Once harvested, the heart of the plant is roasted, before grinding and extracting its juices for distillation. Jose Cuervo uses a portion of the remaining agave fibers as compost for its farms, and local artisans make crafts and agave paper from the remnants.

Now, as part of Jose Cuervo’s broader sustainability plan, the tequila maker is joining forces with the automaker to develop a new way to use its remnant fibers.

“Jose Cuervo is proud to be working with Ford to further develop our agave sustainability plan,” said Sonia Espinola, director of heritage for Cuervo Foundation and master tequilera. “As the world’s No. 1-selling tequila, we could never have imagined the hundreds of agave plants we were cultivating as a small family business would eventually multiply to millions. This collaboration brings two great companies together to develop innovative, earth-conscious materials.”

Like Ford Motor Company, Jose Cuervo is family-owned and operated. Founded in 1795, it has been making tequila for more than 220 years with the same experience, craftsmanship and recipes that have been handed down generation through generation.

The collaboration with Jose Cuervo is the latest example of Ford’s innovative approach to product and environmental stewardship through the use of biomaterials. Ford began researching the use of sustainable materials in its vehicles in 2000. Today, the automaker uses eight sustainable-based materials in its vehicles including soy foam, castor oil, wheat straw, kenaf fiber, cellulose, wood, coconut fiber and rice hulls.

According to the United Nations Environment Programme, 5 billion metric tons of agricultural biomass waste is produced annually. A byproduct of agriculture, the supply of materials is abundant and often underutilized. Yet the materials can be relatively low cost, and can help manufacturers to offset the use of glass fibers and talc for more sustainable, lightweight products.

“There are about 400 pounds of plastic on a typical car,” said Mielewksi. “Our job is to find the right place for a green composite like this to help our impact on the planet. It is work that I’m really proud of, and it could have broad impact across numerous industries.”


Ver el vídeo: Casey Curries 2017 Bruiser Converted JKU. Mod Madness


Comentarios:

  1. Nikasa

    GRAN ADORACION A LOS CREADORES

  2. Mezimi

    Es una pena, que ahora no puedo expresar, me apresuro a trabajar. Seré lanzado, necesariamente expresaré la opinión.

  3. Alphonso

    No puedo participar ahora en discusión, está muy ocupado. Volveré, necesariamente expresaré la opinión sobre esta pregunta.

  4. Fera

    Qué palabras ... genial, una idea brillante

  5. Junris

    Este es el tema simplemente incomparable :)

  6. Dunris

    ¡Exactamente! Buena idea, sostengo.



Escribe un mensaje